Lucas 13.11-17

Escrito Por: Victor  :  Categoría: Cuentos

11y había allí una mujer que estaba enferma desde hacía dieciocho años. Un espíritu maligno la había dejado jorobada, y no podía enderezarse para nada. 12Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo:

—Mujer, ya estás libre de tu enfermedad.

13Entonces puso las manos sobre ella, y al momento la mujer se enderezó y comenzó a alabar a Dios. 14Pero el jefe de la sinagoga se enojó, porque Jesús la había sanado en sábado, y dijo a la gente:

—Hay seis días para trabajar; vengan en esos días a ser sanados, y no en sábado.

15El Señor le contestó:

—Hipócritas, ¿no desata cualquiera de ustedes su buey o su burro en sábado, para llevarlo a tomar agua? 16Pues a esta mujer, que es descendiente de Abraham y que Satanás tenía atada con esta enfermedad desde hace dieciocho años, ¿acaso no se la debía desatar aunque fuera sábado?17Cuando Jesús dijo esto, sus enemigos quedaron avergonzados; pero toda la gente se alegraba al ver las grandes cosas que él hacía.

Lucas, es el único de los evangelistas en narrar el episodio, y este pasaje, se interpretó de muchas maneras, algunos vieron en la mujer a la iglesia (el pueblo de Dios) encadenada a la rigurosidad de la ley que no puede levantar los ojos al cielo, con las cargas de culpas y pecados en su giba. Otros aún discuten si ese espíritu maligno es o no una posesión diabólica o una enfermedad como la artritis, el reumatismo crónico, o males de la columna vertebral. Calvino ve en este pasaje “El poder de Dios”. Y San Benito (480 d.C) observa en la mujer que mira el suelo, el respeto y humildad que debería guardar un monje (regla de San Benito: esté siempre con la cabeza inclinada y la mirada fija en tierra, y creyéndose en todo momento reo por sus pecados, se vea ya en el tremendo juicio”). Una hija de Abraham que creía en el mismo Dios, oraba, buscaba un milagro en su vida, estaba en una sinagoga para adorarle pero estaba atada a un espíritu maligno. (Posiblemente muchos de nuestros hermanos de fe, que llenan nuestras iglesias estén atados aún hoy mismo).

—Jesús, la vio, la vio encorvada, la vio atormentada, pero también la vio sana, por eso la llamó y la libertó de su opresión. Jesús, vino a quebrantar cerrojos y a liberar cautivos, (Lc 4:18). Las mujeres en las sinagogas estaban en otro sector destinado a ellas y a los niños, separados por una cortina o mampara, pero el Señor la miró y la vio curada, elevando los ojos al cielo alabando al Padre. Las manos de Jesús impuestas sobre su cabeza trasmitieron el amor restaurador, la alegría de una vida digna de ser vivida en plenitud.

—Las diversas tradiciones de los judíos, recogidas en los libros bíblicos, en el Libro de los Jubileos, en el Talmud o en la Misnah, nos dicen que no se podía los sábados: recoger leña, encender fuego o preparar los alimentos. Estaba vedado sembrar, arar y cosechar, coger espigas al pasar por los caminos, atar haces, trillar o aventar el trigo, vendimiar las vides o pisar las uvas en el lagar. Limpiar los frutos, leudar la masa, amasar el pan y cocerlo, cocinar huevos que una gallina hubiese puesto en sábado.
Igualmente estaba prohibido cortar, lavar la ropa o teñirla, hilar, coser y tejer, atar nudos o desatarlos. Martillar, construir o derribar, cargar fardos pesados, llevar una camilla, viajar, andar más de 2,000 pasos, llevar sandalias y también adornos, azotar a los animales, o llevarlos del bozal más de 1,800 pasos, comerciar, curar enfermedades, usar del matrimonio, y hasta a los esenios, evacuar el vientre.

Cierto que el Talmud admitía algunas excepciones, como desatar a los animales para que bebieran, llevarlos a los bebederos, y sacar para ellos agua de los pozos.
Eso no era el yugo de la Ley de Dios, sino la carga pesada que imponían las tradiciones de los rabinos.

La reacción del jefe de la sinagoga es la misma de los que se creen ser dueños de las comunidades o de Dios mismo. Por eso no se dirige a Jesús sino que regaña, como a niños, a los demás miembros. El legalista se cree el dueño del manual de la iglesia, y no puede soportarlo, mira la ley y no ve el milagro, se rehúsa a dejar a Dios ser Dios.

—Jesús defiende a la mujer comparándola con los animales porque sabía que para ese pueblo, un burro valía más que una mujer. En Leviticos 27 vemos el valor de un hombre en 500 gramos de plata, frente a 300 gramos, que se cotizaba a una mujer. En el Corán 4, 34 Los hombres son superiores a las mujeres. Charles Darwin (1809-1882) afirmaba que las mujeres son biológicamente inferiores.

—Jesús nos vio también a nosotros y nos sanó. Levantamos las manos al cielo y alabamos a Dios en la iglesia, o en nuestras casas o donde Dios quiera. Que se avergüencen los que no conocen el amor poderoso de Dios, nosotros nos alegramos en la comunidad de los santos.

el_leon_aslan-1024x768

Lucas 22.50-51.

Escrito Por: Victor  :  Categoría: Cuentos

50Y uno de ellos hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. 51Jesús dijo: Déjenlos; ya basta.

Estamos inmersos en la oración del huerto de los olivos cuando sucede el último milagro de Jesús narrado en Lucas. Los discípulos pese a su proceso formativo al lado del Señor, no comprendieron que el nuevo orden no iba a ser implantando por la fuerza. Alguno preguntó si usaban espadas pero Pedro, no esperó la respuesta, sino que atacó al sirviente del sumo sacerdote y le cortó la oreja.

—El sumo sacerdote representa la ley, la sujeción del espíritu religioso a una ley muerta.

—Los hombres eran vendidos o esclavizados por una deuda impaga, a algunos se les permitía vivir con mujer e hijos y aunque otros pudiesen pagar por su libertad decidían quedarse sirviendo, protegidos por sus amos. Al esclavo que optaba quedarse les abrían un agujero en la oreja y le colocaban un arete como símbolo de que seguía sirviendo por amor a su señor.

—Jesús restaura la oreja pero no la sujeción. Vivir esclavo de la ley es la peor de las esclavitudes, es no conocer la fuente de toda gracia, el amor de Dios.

MILAGROS

Escrito Por: Victor  :  Categoría: Cuentos

20-06-11

Trabajo sobre Milagros en Mateo 1.18 hasta 2.23.

Se llama milagro, en la definición del Diccionario de la Lengua Española, a un «hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino» (Real Academia Española).Wikipedia.

Para los creyentes, científicos o no, la atención no se centra en lo sorprendente o extraordinario del hecho ocurrido, sino en la autoridad de quien supuestamente lo realizó (Dios). Rivas, Luis H. (2010). Diccionario para el Estudio de la Biblia. Amico. pp. 200.

Mateo, luego de desarrollar la genealogía desde David hasta el Mesías, pasa inmediatamente a contarnos el primer hecho sorprendente que, aún hoy, negado o mal entendido por muchos, sigue asombrando a la humanidad: La concepción de Jesús por el Espíritu Santo.

La concepción virginal de Jesús no debe entenderse como fruto de la unión de Dios con una mujer (la Virgen María), sino que la mujer fue un medio para la encarnación de Jesús, mediante la acción del Espíritu Santo.

Para los eruditos no es ninguna novedad ésta manera de contar el nacimiento de un personaje real, veamos en la antigüedad algunos ejemplos:

Mut-em-ua, la virgen Reina de Egipto, supuestamente dio a luz al Faraón Amenkept III a través de un dios teniendo una cruz en su boca (dieciséis siglos antes de Jesús).

Ra, el dios egipcio del sol, se dice que nació de una virgen (2400 A/C). Así fue con Perseo (el hijo que Zeus engendró en lluvia de oro con Dánae embarazándola a la distancia, Rómulo y Remo (Marte embarazó a Rea mientras dormía junto a un río, luego por temor a su tío, ella puso a los gemelos en una cesta en el río Tíber), Mithras (de origen persa, religión adoptado por los romanos desde el 62 A/C hasta el siglo IV del cristianismo), , Horus(hijo del resucitado Osiris).Alejandro Magno y el emperador romano Augusto fueron grandes hombres y (por tanto) dicen que los padres divinos.

“Es curioso ver con cuánta frecuencia la gente común e incluso algunos expertos repiten la acusación de que los milagros del Evangelio suenan como las leyendas de otras religiones antiguas sin siquiera haber estudiado esos relatos. Por ejemplo, con mucha frecuencia se alega que hubo nacimientos virginales e historias de resurrección en todo el panorama religioso antiguo; pero, de hecho, la mayoría de los supuestos paralelos con nacimientos especiales implican relaciones sexuales humanas ordinarias emparejadas con la simple creencia de que una de las personas involucradas era en realidad un(a) dios(a) de incógnito. También ha sucedido lo que con Alejandro el Grande, en una de cuyas leyendas aparecida casi un milenio después que él, el gigante Pitón se enredó alrededor de su madre en la noche de bodas, y manteniendo a su padre a una discreta distancia impregnó a la joven mujer”. Gresham Machen, El nacimiento virginal de Cristo (Nueva York: Harper & Row, 1930; Londres: James Clarke, repr. 2000).

El nacimiento de Jesús viene a dar cumplimiento a todas las profecías del Antiguo Testamento dadas al pueblo de Dios.

El sí de la joven María, la aceptación del justo José y el accionar del Espíritu Santo dan forma al sueño de Dios de enviar a su propio Hijo en busca de todos nosotros, las ovejas perdidas. Jesús hizo de su vida terrenal una escuela y nos enseñó a llamar a Dios, Padre nuestro, entregando su vida para redimir nuestros pecados, y resucitado, ascendió a los cielos.

El milagro de los milagros nació en ésta tierra y lo llamamos Emanuel, Dios con nosotros.

en_jesus_hay_salvacion

RENACER A UNA NUEVA VIDA

Escrito Por: Victor  :  Categoría: Cuentos

NO ES UN PUNTO FINAL SINO OTRO MOMENTO EN MI VIDA.

DEJO ATRÁS UNA ETAPA Y SIGO CON AQUELLO POR LO CUAL VIVÍ DURANTE TANTOS AÑOS.

PODRÁN LEER EN LAS NUEVAS PÁGINAS ALGUNOS ESTUDIOS OQUE VAYA HACIENDO O BOSQUEJOS DE PREDICACIÓN O MOMENTOS DE ORACIÓN PERSONAL.

HOY MÁS QUE NUNCA ESPERO SUS COMENTARIOS

VÍCTORoracion